Mi Experiencia con Pastillas para el Acné

En mi primer artículo trataré sobre Roacutan, unas pastillas para el acné que decidí tomar hace varios años cuando tenía acné y que no resultó ser tan buena experiencia como parecía. Antes que nada quiero decir que esta es mi experiencia y que no tiene que ser lo que le pase a todos.

Roacutan es un medicamento muy famoso en el mundo que en teoría sirve para eliminar por completo al acné. A mí me lo recetaron cuando era adolescente porque ninguna crema o loción me estaba funcionando. Así que un día el médico dermatólogo me indicó que tomara este remedio.

Recuerdo que estaba bastante contento cuando el médico me recetó estas pastillas, ya que como dije anteriormente, son muy conocidas y uno tiene fe que se curará de esos granos y espinillas de la cara.

Al principio del tratamiento tenía mucha incertidumbre sobre qué es lo que pasaría, ya que sabía que los efectos secundarios de Roacutan provocan sequedad en todos lados: ojos, labios, pelo, etc. Y efectivamente es mucha la sequedad y que si no usas lápiz labial humectante en los labios por ejemplo, terminas todo tajeado.

En fin, el primer mes no noté grandes cambios en mi cara, pero sí me di cuenta que me estaban saliendo menos espinillas. Ya al segundo mes pude notar que mi cara se estaba despejando, quiero decir, se me iban los granos de antes y ya casi no salían. Al tercer mes, estaba de lujo para lo que era y ya para el cuarto mes casi no salían espinillas.

Roacutan parecía que estaba haciendo todo como yo esperaba, me estaba curando, y todo se mantuvo de la misma manera hasta el final del tratamiento. Inclusive no me estaba cuidando en las comidas ni con nada, sólo eran las pastillas y no tomar alcohol por supuesto.

Pasaron como ocho meses si mal no recuerdo para cuando terminé la última pastilla y el tratamiento finalizó.

Tengo que decir la verdad, tenía miedo de lo peor, de que el acné volviera. Y eso es lo que sucedió. Terrible desilusión fue esa… Mi acné volvió al cabo de unas pocas semanas, fue increíble porque no tenía ni un grano al terminar el tratamiento con Roacutan.

Como quiera que sea, de mi interior nació un odio hacia casi todos los medicamentos para el acné que no me ayudaron ni un poco para terminar con el problema.

Al final, terminé curándome en gran parte del acné cuando dejé de usar todos esos productos y empecé a cuidarme en las comidas y esas cosas y sobre todo a no preocuparme tanto por las espinillas.

Como quiera que sea, mi experiencia con Roacutan no fue buena, pero digamos que tampoco fue mala porque en ese tramo que seguí el tratamiento me hizo sentir de lujo y ser como yo realmente soy. Así que una de cal y otra de arena, aunque la verdad fue mucha la desilusión cuando me volvió todo.

En resumen, tengo que dar una conclusión sobre este artículo y mi consejo es que, siempre duda de lo que te dicen los médicos… Mi dermatólogo dijo que me curaría al 100% y luego vi a otro que me dijo lo mismo, pero la realidad es que Roacutan no siempre cura el acné, es más, creo que son más los casos que NO cura que los que realmente cura, si no visiten roacutan.net para sacarse las dudas, ahí verán toda la información y otra experiencia. Lástima que no la leí en su momento.

Otra cosa es que con eso aprendí que los médicos siempre te ocultan algo, especialmente con medicamentos potentes como éste, quiero decir, nunca te dicen los efectos secundarios o riesgos serios a los que te expones cuando consumes pastillas. Es por eso que con esta experiencia aprendí a no confiar en todo lo que me dicen y a dudar cuando no te dicen nada los médicos. Recuerda, siempre hay que preguntar qué efectos secundarios tiene el remedio que te están recetando, por supuesto, siempre y cuando sea un medicamento para combatir este tipo de cosas o afecciones fuera de lo común… no para un resfrío, ja.